Blog de la Red Mexicana de Cuencas

Nos conectamos por Skype de Villahermosa, Chiapas, CDMX y yo en Veracruz en junio de 2017. ¿El motivo? Llegar a un acuerdo para el viaje hacia la reunión de iniciación del Proyecto de Reservas de Agua en Canto de la Selva. Quedamos de vernos el sábado en Villahermosa, yo llego muy temprano, un pequeño descanso y afinar detalles para la presentación, un gusto volver a ver al equipo de caudal ecológico después de un par de años. El domingo un largo viaje, un buen desayuno en Canitzán, un pequeño perfil microtopográfico con un equipo básico que hemos nombrado el “Koolmeter” (que no es más que una manguera de nivel) realizado por las chicas entusiastas de vegetación. Después de esta coordenada, nos informan que nos quedaremos sin señal, cero teléfonos, cero internet. Pienso en mis niñas, una llamada a mi esposo y a ellas, deseándoles lo mejor y que no podré hablarles durante la semana, me despido y a confiar que todo saldrá bien.

El agua es un recurso alrededor del cual existe una gran sensibilidad social y está fuertemente ligada al bienestar de las personas, por lo que asegurar el suministro en calidad y cantidad es un reto permanente (Postel y Richter 2003). Son múltiples las actividades humanas en las que el agua está presente, por lo que es considerada un bien económico. Desafortunadamente en diversos lugares de México y el mundo, las carencias de saneamiento adecuado están ocasionando el deterioro de ríos y riberas (los bosques ubicados a lo largo de los ríos y arroyos), que son utilizados como vertederos de desechos de las actividades domésticas y productivas.

"El todo es mayor que la suma de sus partes", Aristóteles simplificó este fundamento y muchas veces vemos la palabra Holística en estudios de yoga, pero ¿Qué tiene que ver esto con proyectos de investigación? Mi primer contacto con este tipo de investigación fue cuando estaba estudiando mi segundo año del doctorado en el 2012 y mi asesor me invitó a una plática sobre una Norma de Caudal Ecológico, fui sin tener idea de lo que me esperaba. Escuché la propuesta de proyecto una coordinación entre academia-organizaciones no gubernamentales-gobierno para realizar estudios de caudal ecológico en las cuencas con disponibilidad en México, porque ya habían hecho un análisis de RPA (Reservas Potenciales de Agua).

El observar con tristeza la condición en la que se encuentran gran parte de nuestros ríos y lagos, y cómo surgen, día a día con más frecuencia, historias que son ya cotidianas, de los impactos en la salud de la población que irremediablemente y a veces sin saberlo, han estado en contacto con contaminantes vertidos en nuestras redes hidrográficas, en arroyos, ríos y lagos; o bien, el mirar y oler la inmundicia en el que se ha convertido un río que cruza una ciudad clamando por justicia ambiental y que ha perdido su pertenencia y su vida, y sólo quedan de él recuerdos muy lejanos de lo que alguna vez fue; o bien, percatarnos que impunemente sobre zonas de riesgo, o en los propios cauces o en zonas de nacimiento de ríos se construye sin que nadie haga nada; o ver, supuestas soluciones técnicas para sanear un río que conducen a nada, esto me ha llevado a preguntarme, ¿qué pasa, por qué están así las cuencas de México, sus ríos y lagos?

Después de 13 años de vivir en Veracruz me mudo a Querétaro, apenas hace una semana me invade el sentimiento de lo que he dejado, no sabía lo importante que era para mí poder tener una clase universitaria, la cual he tenido que renunciar porque solo era catedrática por asignatura. Ante esta “pérdida” me aferro a nuevos proyectos como terminar una publicación y realizar un próximo triatlón. Ante la incertidumbre profesional recibo un correo para la invitación de la “Red de Apoyo Universitario para la operación de Reservas de Agua de México”. Reviso el programa y es en la Universidad Autónoma de Querétaro el 24 de agosto 2018. Por supuesto que acepto.

Lee, comparte y participa

REMEXCULa red la hacemos tod@s...